La Cátedra para la Paz : Noble Intención o Legitimación del Discurso del Estado, ¡Está en Veremos!

REMAACPP 11 Julio 2016 Tecnologia rema
img

La Cátedra para la Paz : Noble Intención o Legitimación del Discurso del Estado, ¡Está en Veremos!

Con el fin de garantizar una cultura para la paz en Colombia el Ministerio de Educación reglamentó la Ley 1732 de 2015 cuya aparición en los currículos de cada colegio oficial o privado debía ser en un tiempo no mayor al 31 de diciembre del 2015, esta ley ofreció un abanico de temas transversales a cualquier área del saber, todos estos supremamente importantes y se supone ya implícitos en el desarrollo de las asignaturas en dichos establecimientos: Justicia y Derechos Humanos; Uso sostenible de los recursos naturales; Protección de las riquezas culturales y naturales de la Nación; Resolución pacífica de conflictos; Prevención del acoso escolar; Diversidad y pluralidad; Participación política; Memoria histórica; Dilemas morales; Proyectos de impacto social; Historia de los acuerdos de paz nacionales e internacionales; Proyectos de vida y prevención de riesgos.

Sin embargo resulta algo paradójico que en una lista tan grande de temas los colegios únicamente estén obligados a escoger dos de estos, más aún con total flexibilidad de discurso. Es aquí donde nos preguntamos si realmente esta asignatura ya incorporada en planes de estudio y cuya intensidad horaria máxima no superará la hora y media semanal ofrecerá realmente reflexión crítica sobre la finalización del conflicto y el post conflicto o reivindicará un tipo de discurso no tan propicio para nuestro momento histórico, ¿seguirá implantándose en el imaginario social de nuestros jóvenes el estado como víctima y las FARC-EP cómo victimarios?, ¿Dónde queda el papel que ha desarrollado la fuerza pública durante tantos años de conflicto?. .

Aunque La Cátedra para la Paz es en esencia una noble intención necesitará una mayor veeduría y control por parte de los entes encargados, ya que épocas de post conflicto se acrecentará la polarización de la población y sectores ultraderechistas no dudarán en irrumpir en las aulas con sus discursos retardatarios y fascistas. Afortunadamente nuestros profesores de colegios oficiales cumplirán con la heroica labor de posicionar un discurso de reconciliación y transformación nacional para acercarnos a la consolidación de un imaginario instituyente, esperamos que los colegios privados sean igual de honestos en este propósito.

Los retos que plantea la firma final del acuerdo de paz obligan moralmente a los maestros a encaminar el trabajo de todas las disciplinas entorno a la capacitación continua de los estudiantes para la resolución de problemas cotidianos transversales a cualquier contexto, pero sobre todo a la formación de ciudadanos justos, respetuosos de los derechos humanos y de nuestros territorios, sensibles con los conflictos locales e internacionales, y participativos desde sus proyectos de vida en el fortalecimiento de una nueva Colombia.

Necesitamos aulas en las que las clases no se enmarque en héroes prestados, sino que se enarbolen los rostros de todos aquellos que en el desconocimiento han sacrificado sus familias, sus profesiones, sus posesiones por creer que era posible un país en el que la diferencia no fuera sentencia de muerte, un país en el que los territorios fueran libres de sangre.

Nos urge que los maestros tengan como objetivo máximo que los jóvenes aprendan a pensar de manera científica, sean capaces de sintetizar y analizar información, sean idóneos en la participación local y nacional en todos los ámbitos desde los valores humanos, que apliquen la inteligencia naturalista en contra de las transgresiones a nuestros territorios, y asuman una actitud crítica y reflexiva que les permita proponer alternativas para contribuir a la comprensión y consolidación de una sociedad transformadora bajo un imaginario instituyente, si esto se desarrolla en la Cátedra para la Paz, bienvenida sea!.

Por Viviana Estefenn Barbosa

Publicaciones mas visitadas

Ultimas Noticias